lunes, 28 de marzo de 2016

Después del P.L.E., ¿qué?

Durante las últimas semanas he realizado el curso "Después del P.L.E., ¿qué?", coordinado por David Álvarez y con otros expertos como Linda Castañeda, Pepe Arjona y Carlos Magro Mazo. 
Fuente: ScolarTIC
"Las organizaciones son algo más que la suma de las personas que forman parte de ellas, pero igual que las personas también aprenden y pueden usar todo el potencial de Internet para ser más eficientes y eficaces en los procesos de gestión de la información, de creación de contenidos, de comunicación y de mejora. La finalidad de este curso es ampliar el concepto de Entorno Personal de Aprendizaje para ayudar a las organizaciones educativas a que se transformen en organizaciones que aprenden y en particular para ayudarte a ti a ser un agente de cambio de tu centro educativo. El producto final de este curso será una hoja de ruta para trabajar con tu claustro y convertir tu centro educativo en un centro del s. XXI." (David Álvarez, ScolarTIC, Febrero 2016)
Quienes siguen mi blog desde hace unos años saben que no es el primer curso sobre entornos personales de aprendizaje (PLE) que realizo. De hecho, estos cursos se han convertido desde 2012 para mí en un ejercicio de reflexión constante sobre mi presencia activa en redes sociales y comunidades virtuales. En esta ocasión, más allá de conseguir o no la insignia final, me he tomado el curso como un "buffet libre" en el que seguir aprendiendo y repensando mi rol digital y diario como profesional de la educación. Los materiales aportados por los ponentes son de gran calidad y son muchas las notas y apuntes que he tomado de los vídeos y documentos. Mi idea es retomarlos para, a final de curso, en las últimas semanas de junio y primeras de junio replantearme qué papel quiero seguir teniendo en blogs y en redes en el próximo curso. Comencé este blog como una forma de seguir al día y ha sido mucho lo que me ha dado esta red de desarrollo profesional. En este proceso siempre hay altibajos inevitables y ahora estoy en un momento en el que, pasada la "fiebre del PLE" en la que me apuntaba a cualquier proyecto colaborativo o incluso los iniciaba, debo tomar perspectiva y saber hacia dónde dirigir esfuerzos y energías.

Este blog, ¿QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo? cumple ahora 4 años con poca actividad si la comparamos con la de los dos primeros años; no va a desaparecer como centro de mi PLE, pero es una realidad que con el tiempo he ido centrando mi tiempo limitado a proyectos en los que seguir aprendiendo junto a otras personas, como todo lo que movemos desde la Comunidad OrienTapas (http://orientapas.blogspot.com.es/) o desde Colectivo Orienta (https://colectivorienta.wordpress.com/). Además, los cambios laborales hacen que la prioridad absoluta en los últimos meses sean mis alumnos y alumnas y su orientación en una época compleja para ellos, ante la incertidumbre de un desarrollo de la LOMCE que no se acaba de concretar del todo. En este caldo de cultivo, contribuir al O.L.E., al entorno de aprendizaje de la organización, de la escuela en la que trabajo, es fundamental. Valoro mi salto 2.0. en los últimos cursos en la medida en que las herramientas digitales ayudan a agilizar y a hacer mejor mi trabajo diario. Esa debe ser nuestra barra de medir. Antes, durante y después del P.L.E., debe aparecer siempre la escuela, los procesos de enseñanza y aprendizaje, como brújula que guíe la finalidad de lo que hacemos también en red. Y tú, ¿qué opinas? Te animo a añadir un comentario.


PD: Actualizaré esta entrada en las próximas semanas con algunos apuntes tomados de "Después del P.L.E., ¿qué?", curso gratuito que os recomiendo. También participaré en la medida que el tiempo lo permita en "Educación expandida con nuevos medios", el nuevo MOOC del INTEF que empieza el 11 de abril y en el que espero coincidir contigo.

sábado, 26 de marzo de 2016

Comer y cocinar, ¿un placer? - Algunas ideas para consumidores críticos y creativos

Comer y cocinar son sin duda dos placeres que debemos educar. En la entrada anterior del blog, proponía un plato de patatas revolconas que era en sí una "bomba energética". ¿Por qué no transformar la receta en otra más saludable utilizando otros ingredientes y técnicas? El resultado es esta infografía realizada con Piktochart que compara ambas recetas, la clásica tomada de Jaime Prieto y la ligera, inspirada en el blog de Jimena del Águila.


Comiendo con moderación, posiblemente nos queden sobras de nuestras patatas revolconas. Las sobras de alimentos, bien conservadas, nos pueden servir para elaborar nuevas recetas o platos para los días siguientes. Nuestra propuesta es hacer una tortilla revolcona de chorizo.
Fuente de la imagen

  • Nombre completo de la receta: "Tortilla revolcona con chorizo"
  • Número de comensales: 2
  • Listado de ingredientes: Restos de patatas revolconas (200 g aproximadamente); dos huevos; 40 g de chorizo; y una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Proceso de elaboración: Batimos los huevos. Añadimos los restos de patatas revolconas, chorizo cortado en dados y una pizca de sal a los huevos y mezclamos todos los ingredientes. Ponemos el aceite a calentar en la sartén. Cuando esté caliente, echamos la mezcla y cuajamos la tortilla por ambos lados.
Los fogones son muchas veces un laboratorio en el que investigar de manera seria las posibilidades y potencialidades de cada alimento. Sin embargo, al hablar de las nuevas ideas en la cocina moderna, no puedo dejar de recordar la parodia de "Muchachada Nui" de 2007 sobre Ferrán Adrià que hizo reír al propio cocinero catalán:


Desde luego que debemos mucho a quienes se arriesgan e introducen nuevas ideas en la cocina. Ideas que, en muchos casos, acaban generalizándose e incorporándose a la cocina popular. Con la 'fiebre' de los programas televisivos de cocina, hemos ido incorporando ideas de la alta cocina a nuestras costumbres diarias. En este sentido, esto puede contribuir a que los usuarios que cocinamos tomemos de los profesionales la incorporación de nuevos productos y formas distintas y saludables de preparar y combinar los alimentos. Cocina tradicional y cocina moderna son compatibles. De hecho, ambas se copian y retroalimentan. En cualquier caso ... si nos dan a elegir, seguramente la mayoría seguiremos apreciando más la cocina tradicional, que llena nuestros paladares de los sabores de siempre a un precio habitualmente más asequible.

También debemos hacer caso a las etiquetas de lo que consumimos. Por ejemplo, he echado un ojo a la etiqueta del aceite de oliva que tengo en la cocina y que he usado en estas recetas. Pulsa en la imagen para ampliarla.


Termino esta entrada con algunas reflexiones sobre lo aprendido con las actividades de la segunda unidad del curso Alimenta_INTEF:
  • Comer bien, además de necesario, puede ser un placer sensorial en el que participan todos nuestros sentidos. Un comportamiento correcto en la mesa y ante la comida contribuye a disfrutar más de los alimentos y a su buena digestión.
  • La cocina es un arte y los fogones pueden servirnos de laboratorio para probar nuevos alimentos y nuevas técnicas culinarias. La alimentación y la nutrición pueden ser una actividad crítica, reflexiva y creativa. Algunas de los ejercicios que se sugieren más arriba, como reescribir una receta, reutilizar sobras o leer con calma los elementos de una etiqueta, contribuirán a que todos seamos más que meros consumidores.
  • En definitiva, los profesores debemos tener los conocimientos necesarios para formar a los escolares en alimentación, nutrición y gastronomía, motivándolos a adoptar unos hábitos de vida saludables. La educación para la salud debe incluir la importancia de una alimentación variada, equilibrada y sana. Debemos transmitir a nuestros alumnos la motivación por comer bien, disfrutar con la comida y enseñarles a pasarlo bien comiendo.




Esta entrada forma parte de los trabajos para el curso en línea Alimenta_INTEF. Con ella he obtenido el emblema como "Docente especialista en Alimentación Saludable". Recomendamos como materiales el Libro Blanco de la Nutrición en España y los recursos de la Fundación Española de la Nutrición.


Licencia de Creative Commons

viernes, 11 de marzo de 2016

¿La alimentación es un juego? Etiquetas y nutrientes

Desde hace unos años, administro un blog paralelo a este, un bar virtual llamado OrienTapas. Ya tocaba compartir aquí alguna tapa. He elegido la receta de patatas revolconas de un compañero, profesor y cocinero, Jaime Prieto. Hace poco tiempo pude probar este plato en Ávila.


En esta presentación se analizan los componentes, alimentos y nutrientes de esta receta.

Presentación disponible en PDF en este enlace.

Las patatas revolconas no son algo que coma habitualmente. De hecho, mi recuerdo de un día cualquiera dista bastante de estos platos.

Dentro del curso he diseñado este sencillo juego para comparar los nutrientes que contienen algunos alimentos etiquetados. Podemos practicar las matemáticas, ya que estamos



Algunas reflexiones finales sobre este tema:
  • Comer bien pasa por ingerir moderadamente una amplia variedad de alimentos, siempre buscando el equilibrio.
  • Es muy difícil separar el componente social de la alimentación, especialmente en una cultura como la nuestra. Hace pocos días, en una charla sobre el síndrome de Prader-Willi, valoraba la dificultad de controlar el exceso de apetito de estas personas en un ambiente como el escolar, en el que a veces se celebran los cumpleaños con caramelos o realizamos salidas en las que se incluye la comida.
  • Debemos buscar una dieta equilibrada, racional, prudente, sana y saludable.
  • Tengamos claro que un alimento es todo aquel producto que una vez consumido aporta materiales asimilables que cumplen una función vital en el organismo. Habrá alimentos deseables y no deseables. También es importante conocer los diferentes grupos de alimentos: Leche y derivados; Carne y productos cárnicos; Pescados y mariscos; Huevos; Leguminosas; Cereales y derivados (pan, pastas y bollería); Verduras y hortalizas; Frutas y frutos secos; Aceites y grasas; y Bebidas.
  • Los alimentos y bebidas contienen nutrientes: sustancias orgánicas e inorgánicas, con una estructura química definida, necesarias para la salud y la actividad del organismo. Necesitamos una suficiente cantidad de nutrientes para no enfermar, si bien un exceso también conlleva riesgos.
  • La alimentación y la nutrición son algo más que un juego. Cuánto, cuándo y qué debo comer son aspectos fundamentales que deben formar parte de la educación para la salud.


Fuente de la receta: receta en el blog "Profesor y cocinero"; vídeo en el canal de YouTube.


Esta entrada forma parte de los trabajos para el curso en línea Alimenta_INTEF. Recomendamos como materiales el Libro Blanco de la Nutrición en España y los recursos de la Fundación Española de la Nutrición.



He superado los contenidos de la unidad 1 del curso, obteniendo la insignia como "Docente especialista en los alimentos y sus nutrientes".

Licencia de Creative Commons

domingo, 6 de marzo de 2016

¿Somos lo que comemos?

Reconozco que llevar un bar virtual como OrienTapas hace que a veces descuide mi alimentación. En las próximas semanas realizaré el curso "Alimentación y Nutrición para una vida saludable" del INTEF, con contenidos elaborados por la Fundación Española de Nutrición. Iré publicando las entradas con la etiqueta Alimenta_INTEF en mi blog personal. Comienzo con mi presentación, realizada con Google Drive, y con la infografía resumen del curso para no perderme por el camino.


El curso me recuerda este programa de Redes de hace unos años que planteaba precisamente la pregunta que encabeza esta entrada: "¿Somos lo que comemos?". Te animo a acompañarme en este curso y a añadir un comentario a esta entrada.


Licencia de Creative Commons
Todo el contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.